¿Cómo cuidar a una perra o gata que está a punto de ser mamá?

cuidar a una perra o gata embarazada

Cuidados

Publicado en mayo 20, 2022

¡Mi mascota está esperando bebés! Esta es una noticia que nos llena de muchísima alegría a los que tenemos una gata o perra embarazada en nuestro hogar, ya que próximamente seremos más en la familia y nos llenaremos de lindos cachorritos jugando alrededor de la casa. 

Cuando nuestra mascota queda embarazada, es importante hacer preparativos para este bello momento y hacer un seguimiento de cómo va evolucionando la nueva mamá a medida que la gestación avanza. 

Debido a lo anterior, los cuidados, las atenciones especiales y los mimos, jugarán un importante papel a la hora de buscar que se sienta cómoda, los cachorritos se desarrollen y el parto sea lo más sencillo posible. 

Una mascota embarazada está creando vida en su vientre, y es por ello que, en este artículo te explicaremos todas las atenciones necesarias y cómo cuidar a una perra o gata embarazada que se deben llevar a cabo durante este maravilloso tiempo de espera. Así que, si tienes una mascota en etapa de gestación, este post será de tu interés.

También te puede interesar: Los perros y el embarazo de la mujer ¿Cómo se comportan?

Embarazo de perras y gatas

Antes de quedar embarazadas, nuestras mascotas pasan por un periodo normal que se conoce como el “celo”. En este tiempo, nuestra gata o perra es más fértil y tiene mayor posibilidades de concebir al cruzarse con el sexo opuesto. 

Los periodos de celo de una perra ocurren una vez cada 8 meses, y es ahí cuando emiten un olor que atrae a perros con la intención de reproducirse. Este periodo de celo puede durar hasta 3 semanas. 

Por otro lado, las gatas poseen un periodo llamado poliéstrico estacional, es decir, el celo vendrá de acuerdo a la llegada de una estación. Generalmente, su periodo más fértil se da en los días más calurosos del año. Esto conduce a qué exista mayor probabilidad de que una gata quedé embarazada luego de haber finalizado la época del verano. 

El tiempo de embarazo de un perro y un gato presentan un tiempo común de 65 días aproximadamente, durante los cuales ambas sufren cambios fisiológicos que ameritan variaciones en su alimentación y entorno para el buen funcionamiento de su cuerpo durante esta etapa, mientras se prepara para la llegada de sus cachorros o gatitos. embarazo en perras y gatas

¿Cómo saber si mi perra o gata está embarazada?

Cuando nuestras mascotas quedan embarazadas, tienden a presentar cambios físicos, psicológicos y de comportamiento. Uno de los signos más evidentes es el aumento de tamaño de su vientre, pero este crecimiento no lo podremos notar sino hasta pasado el primer mes de embarazo. A continuación, enumeraremos algunos síntomas que pueden ayudar a identificar si nuestra mascota se encuentra en estado de preñez. Estos son: 

  • Aumento de tamaño e hinchazón de las mamas: Habitualmente, las mamas de las perras o gatas embarazadas aumentan de tamaño durante el primer mes de embarazo. Sin embargo, puede ocurrir que está señal no aparezca sino hasta el segundo mes. 
  • Sus pezones se tornan rosados: Este signo es un indicio clave para saber si nuestra perrita está esperando cachorros
  • Orinará con más frecuencia: Debido al aumento del tamaño del vientre, la vejiga de nuestra mascota quedará apretadita y con menos espacio para almacenar la orina. Esto trae como consecuencia que necesite miccionar más seguido.
  • Expulsará un flujo transparente: Este es un factor muy importante que nos indica cuando una perrita está embarazada. Estas descargas vaginales contienen un líquido que actúa como tapón protector para los cachorritos y su expulsión es un claro signo de que está embarazada.
  • Su comportamiento será muy variable: Durante está etapa, las hembras se vuelven más cariñosas y cercanas a los humanos, y buscan que les hagamos caricias y compañía. Aunque también puede ocurrir todo lo contrario. Nuestra mascota puede mostrar una actitud más huidiza y no querrá tener contacto con nosotros. Todo dependerá de su carácter y personalidad.
  • Jugará menos y dormirá más: Durante esta etapa, nuestra mascota se sentirá más cansada y con poca energía. Probablemente notaremos que la nueva mamá se volverá más apática y somnolienta mientras se encuentre en esta dulce espera.
  • Buscará un rincón en el hogar para tener a sus cachorros: Un signo habitual es que nuestra mascota busque un lugar solitario y tranquilo para construir su nido. Esto lo podrás notar si tu perrita se esconde en lugares oscuros y coloca mantas en una zona específica de tu casa. 
  • Su apetito cambiará: Es común que, durante las primeras semanas de embarazo, nuestra perrita no muestre mucha hambre. Sin embargo, a medida que vayan pasando las semanas, su apetito irá aumentando debido a que los cachorros en su vientre necesitarán mayor energía y nutrientes para desarrollarse.

Todos estos síntomas descritos son indicadores para saber cuándo una gataperra está embarazada.  

Así mismo, puede ocurrir el caso en que nuestra perrita adquiera un embarazo psicológico. Durante estos casos, la perra o gata presentará cambios de conducta similares. Esto suele ocurrir debido por lo general a una monta sin fecundación. 

El comportamiento de una perra psicológicamente embarazada no dura un tiempo mayor a 4 semanas. Es fácil saber cuándo ocurre esto, ya que, si sabes que tu perra no ha sido cruzada con un macho, ese comportamiento desaparecerá en ese tiempo. Sin embargo, si no sabes si se cruzó con el sexo opuesto, debes esperar esas 4 semanas y notar como evoluciona a fin de saber si está realmente embarazada o no.como saber si mi perra o gata esta embarazada

8 cuidados en el embarazo de un perro o gato 

  1. Alimentación

Durante la gestación de un perro o etapas de embarazo de una gata, la futura madre debe consumir los nutrientes suficientes para estar fuerte y sana. Es por lo que, una ingesta adicional de proteínas, vitaminas y energía le vendrá muy bien durante este período. 

Una buena elección es suministrar alimento para cachorros a partir de las semanas 3 y 4 de gestación, de manera gradual durante los primeros 10 días para acostumbrar su estómago, y seguirlo suministrando hasta que dé a luz y durante el periodo de lactancia, es decir hasta que los cachorros se desteten.

También se recomienda aumentar la ración de comida, específicamente a partir de la semana 5 de gestación. En este momento, tu perrita o gatita habrá aumentado de peso por el crecimiento de sus cachorros en su interior y será necesario aumentar la ración de alimento en un 25% para abastecer los requerimientos de nutrientes. Más adelante, al llegar a la semana 7 de gestación se debe aumentar otro 25% y posteriormente otro 25% durante la última semana. 

Durante el tiempo de embarazo de un gato, la ingesta de grasas es necesaria desde el primer momento ya que la transformación de alimentos en leche se hace difícil, sobre todo durante la lactancia. 

2. Chequeos veterinarios

Uno de los más importantes cuidados de una perra o gata embarazada es la supervisión de un veterinario. Es vital que tu veterinario revise a tu mascota y estudie la evolución del embarazo por lo menos una vez al mes, hasta el momento de dar a luz. Así, éste podrá evaluar la existencia de algún riesgo durante el periodo de gestación, conocer cuándo dará a luz, si es necesario administrar algún medicamento y garantizar un parto exitoso. 

También debes hacerle saber al veterinario si tu perra o gata está vacunada o desparasitada. Los perros y gatos al estar vacunados contra enfermedades y parásitos transmiten los anticuerpos a sus cachorros durante el amamantamiento. 

Por lo anterior, es necesario que tu mascota tenga todas sus vacunas puestas, antes de que quede embarazada. En caso de no tenerlas, el veterinario te dirá cuáles vacunas pueden ser administradas durante el embarazo al no afectar la gestación ni a los cachorros. De igual forma sucede con la desparasitación.

Es común durante esta etapa la transmisión de parásitos intestinales como ascárides y anquilostomas, de madre a crías. Por ello, la desparasitación temprana es un deber. No obstante, si tu mascota ya se encuentra en periodo de gestación, lo mejor será consultar con un veterinario.

3. Relajación

Es importante que, durante la gestación de tu mascota, ésta se mantenga lo más relajada posible, sobre todo en las últimas dos semanas de embarazo. Una buena opción para ayudarla a que se relaje es aplicarle masajes.

Estos masajes deben ser suaves y se aplican evitando tocar la zona del vientre ya que ésta es una zona muy sensible, más aún en las últimas semanas de embarazo. Esta dinámica ayuda a establecer un mayor contacto y confianza entre la mascota y el humano y permite que sus dueños puedan colaborar con ella durante y después del parto, fortificando el vínculo entre ambos.

La utilización de feromonas sintéticas para gatos y los sonidos relajantes también pueden traer muy buenos resultados a la hora de relajarla.cuidados en el embarazo de un perro o gato 

4. Actividad física moderada

Durante la gestación de un gato y aún más en los perros, se deben mantener los paseos regulares y cortos.  Se recomienda hacer de 3 a 5 paseos cortos durante el día o en el caso de las gatas, motivarlas a moverse y a caminar. Lo que no sé recomienda hacer son ejercicios intensos o saltos; tu mascota debe estar lo más relajada posible durante todo este tiempo. Además, los saltos y choques con otras mascotas u objetos con su abdomen pueden dañar a los cachorros y ponerlas en riesgo de presentar un aborto espontáneo

También se recomienda evitar el adiestramiento intensivo ya que esto puede provocar estrés en ella.

5. Temperatura adecuada

Durante la gestación de una gata o una perra, estas buscarán un lugar apartado para descansar. 

Generalmente estos animales buscan un lugar alejado y cálido por sí mismos para hacer su nido por naturaleza. Pero, si vives en un apartamento o cuentas con poco espacio en casa y deseas ubicar a tu mascota para que ésta repose y tenga a sus cachorros, debes asegurar que se trate de un lugar cálido y seguro. 

Puedes usar una caja de cartón grande con un par de mantas para que ella se pueda estirar y servirá para aislar tanto a tu perrita o gatita como a los cachorros del frío. 

6. Mantenerla hidratada

Cuando una mascota está embarazada, no solo debe alimentarse bien; mantenerse hidratada es también esencial para un buen embarazo, sobre todo durante las últimas semanas. Puedes colocar varios tazones con agua donde ella acostumbra a estar para así poder hidratarse sin obligarla a moverse de su lugar de descanso.

7. Suplementación en caso de requerirse

Los cambios en la alimentación de una gata o perra durante el embarazo son importantes. Tal como explicamos en la sección de alimentación, el agregar comida para cachorros en la dieta de la madre aumenta la ingesta de vitaminas y minerales necesarios para la gestación. Sin embargo, puede ocurrir que, por algún inconveniente en los procesos de digestión o alteraciones hepáticas de la madre, haya algún déficit de nutrientes en la leche materna que altere el crecimiento y desarrollo de los cachorros o gatitos.

Para ello, existen en el mercado fórmulas con vitaminas y minerales que ayudan a complementar la alimentación de estos seres. Pero, es importante saber que no se debe sustituir el alimento corriente por estás fórmulas sin la debida prescripción de un veterinario.  

8. Preparación para el parto

El momento del parto resulta muy íntimo para ellas. Este acontecimiento puede durar entre 3 y 12 horas, y es importante que nuestra mascota esté lo más cómoda posible y sobre todo no interferir. Sin embargo, se debe estar vigilante en caso de alguna complicación y contactar a un veterinario en caso de que el proceso se complique. 

Algunas de las recomendaciones que podemos llevar a cabo como dueños son:

  • Construir un nido en un lugar cómodo y cálido para nuestra perrita o gatita y sus cachorros.
  • Acariciar a la mamá al momento en que sienta contracciones durante el parto, esto la ayudará a relajarse.
  • Si los cachorros o gatitos vienen en posiciones que dificultan su salida del vientre, estimula a tu mascota a seguir pujando, no tires de los recién nacidos. 
  • Puedes ayudar a cortar el cordón umbilical de los cachorros luego de haber salido. 
  • Revisar si tu mascota ha ingerido la placenta. 
  • Elimina las obstrucciones que existan en la zona de parto.
  • Facilita alimento y agua a tu mascota luego de haber dado a luz a todos las crías.
  • Coloca los cachorros en dirección hacia las mamas de la perrita o gatita para que empiecen a alimentarse. 

Nota: Lo anterior dependerá por completo de la aceptación de la madre. Es decir, si intentas acercarte y notas de inmediato su rechazo lo mejor será que te alejes de las crías. De lo contrario podrá morderte o incluso rechazar a su cría por haber tenido contacto contigo. cuidados de una mascota embarazada - preparacion para el parto

Como ves, son varias las recomendaciones a tener en cuenta si nuestra mascota se encuentra en periodo de gestación. No obstante, esperamos que después de leer este artículo ya tengas un poco más claro cómo cuidar a una perra o gata embarazada

Revisado por:

blank

Luis Alberto Enciso López

Médico Veterinario Zootecnista

Matrícula Pofesional No. 12415

Revisado por:

blank

Luis Alberto Enciso López

Médico Veterinario Zootecnista

Matrícula Pofesional No. 12415

Revisado por:

blank

Luis Alberto Enciso López

Médico Veterinario Zootecnista

Matrícula Pofesional No. 12415

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2022 Agrocampo S.A.S NIT 860.069.284-2 Todos los derechos reservados.

Encuéntranos en